Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









Descontrol total. Segunda parte.






6 de enero de 2021


Velocidad de contagio disparada, muertes al alza, UCIS de nuevo en alerta por alta ocupación, pero parece que para los responsables de la educación estos datos no son suficientes para proteger a los niĖos y a las familias. Una vez más se demuestra que la educación continúa siendo un “aparcaniĖos” para que los papás puedan desplazarse a trabajar o hacerlo tranquilos desde sus hogares.
Los niĖos a la guerra, total, no se contagian igual, según continúan manteniendo algunos. Y es que lejos de querer ser alarmista, los datos nos han sido muy halagueĖos respecto a los datos de contagios entre los menores: Más de 30.000 alumnos positivos, 3.000 docentes (PAS y PAE) (Datos Educació a 21/12/20)

Pero a pesar de que los datos actuales tienden a un empeoramiento global que puede llegar a ser de tal magnitud que no tenga precedentes, una vez más se antepone la economía a la salud, a la vida.

ŃHay que salvar la navidad! Se ha repetido una y otra vez por comerciantes, restauradores, sector del ocio… ņCuántas víctimas mortales se hubieran evitado no “salvando” la navidad? ņY restringiendo el aforo de forma estricta y efectiva en comercios, centros comerciales…? Por que las colas sin mantener distancias en estos negocios han sido un auténtico cachondeo y un insulto para todas las personas que han perdido la vida, al igual que la gestión de toda la pandemia desde su inicio, más propio de “Pepe Gotera y Otilio” que del gobierno de un país o una comunidad autónoma, por que en lo que es gestión, ni una ha dado la talla. 

Ahora como si se tratara de una competición por ver quien es más inútil cierran comercios, gimnasios, restringen reuniones familiares… pero mantienen colegios abiertos, por que naturalmente los niĖos, docentes y padres que los acompaĖan son inmunes y el virus los reconoce como tales y no les infecta.

Por favor, que pongan a Mister Bean a dirigir los ministerios, consellerías y departamentos de salud y educación, por lo menos nos reiremos un rato, por que ahora solo da ganas de llorar.