Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









Los niĖos al cole, propagación segura.






6 de agosto de 2020


 

Las previsiones referentes a la pandemia por SARS COVID-19 apuntan a que los contagios irán en aumento los próximos meses y con ello previsiblemente, los fallecimientos por las complicaciones derivadas de la propia enfermedad.

Falta poco más de un mes para que empiece el curso escolar y en lugar de intentar encontrar soluciones para proteger a nuestros niĖos y del mismo modo a los núcleos familiares, es decir, a nosotros mismos, la ONU, organización de dudosa necesidad cuando realmente se la ha necesitado, urge a los países a “reabrir las escuelas para evitar una «catástrofe generacional».

Pero lo que quizás no ha valorado la ONU es que si se abren las escuelas en las condiciones que está previsto hacerlo actualmente, lo más probable es que no debamos preocuparnos por la catástrofe generacional, por que dicha catástrofe puede llegar a ser global, ya que la apertura sin control de las escuelas puede llevar a un aumento masivo de contagios que puede llevarnos a una situación peor que la que vivimos durante el mes de marzo y abril.

La creación de grupos reducidos, no es suficiente para la erradicación del virus, pues si uno solo de los integrantes es contagiado en el exterior del colegio y continúa asistiendo a las clases antes de conocer que está contagiado, contagiará a todo el grupo, y cada uno de los miembros de ese grupo, contagiará a sus familiares, y ellos a sus compaĖeros de trabajo, del gimnasio, del bar…

Sin duda la mejor opción sería invertir para evitar esa «catástrofe generacional» proporcionando a todos los alumnos los medios necesarios para poder estudiar desde sus casas, evitando así los contactos con otras personas.
Si los gobiernos quieren realmente erradicar esta enfermedad esta es la fórmula, no hay otra. El resto son excusas baratas.

Que uno no sepa qué hacer con sus hijos durante las horas laborales no ayuda a la erradicación de esta pandemia, justificar la apertura de los colegios por esta causa es una irresponsabilidad y un egoísmo supino. Hacer de padres también es esto.

Más inversión en educación, por que dinero para ello hay. Quizás los seĖores políticos deban apretarse ellos el cinturón, aunque sea por una vez, y dejar de robar, practicar el pinta y colorea como la alcaldesa de Barcelona.
Ahora más que nunca necesitamos que los políticos se comporten como ciudadanos, y por un tiempo dejen de practicar política y se dediquen a practicar humanidad, sentido común y responsabilidad social.

ņQueremos acabar con la pandemia? Pues dejemos a los niĖos en casa, donde se puede aprender igual, o quizás mejor.